Las Hormigas participamos en campaña HIPGIVE

Las Hormigas participamos en campaña HIPGIVE

Las Hormigas Comunidad en Desarrollo A.C. está participando en una campaña  internacional de recaudación de fondos por medio de la plataforma de HIPGIVE, CON nuestro proyecto ‘TENGO GANAS DE APRENDER” el cual está enfocado a la atención de niñas y niños  de la comunidad de Anapra por medio de nuestro Programa Sonrisas en el Desierto en el que los  ayudamos a desarrollar su aprendizaje y acrecentar su potencialidad.

Estimada comunidad Hormigas

Estimada comunidad Hormigas

Sin lugar a dudas 2019 fue un año lleno de logros, retos y aprendizajes.

Aprendimos y confirmamos que Las Hormigas, ante todo, es un centro de crecimiento y desarrollo humano, y quien quiera ser parte del equipo, necesita estar abierta(o) a trabajar en su propio proceso de autoconocimiento y desarrollo de manera comprometida.

 

  • Con esta visión, logramos como equipo grandes avances: 45 niños y niñas crecieron en confianza y capacidades mediante el Programa Educativo. Iniciamos el ciclo escolar con guías profesionales y comprometidas, que aman su trabajo.
  • Más de 450 adultos, adolescentes, niños y niñas beneficiaron del Programa Terapéutico, incluyendo nuevos grupos de niños varones quienes trabajan el área emocional en el Aula Móvil “Hormigas en Movimiento”.
Nuestro modelo de atención

Nuestro modelo de atención

Cada niño, niña y persona adulta desarrolla su potencial humano, y vive y convive en armonía y sin violencia.

La experiencia nos ha enseñado que el crecimiento de las personas se da básicamente en sus relaciones en el núcleo familiar.

Para que un niño, una niña, logren desarrollar al máximo su potencial, necesitan el acompañamiento de personas adultas sanas emocionalmente.

En un contexto familiar insano, las niñas y los niños quedan impregnados por una conciencia distorsionada de sí mismos-as, de manera que empiezan a tener conductas inadecuadas, permitidas por las personas
adultas con quienes viven.

Es la razón por la que trabajamos este modelo de atención, en el que las y los adultos necesitan modificar comportamientos, sanar heridas, ocupar su lugar en el sistema, para así poder ser las y los guías que sus hijos e hijas necesitan para su sano desarrollo físico, mental, emocional y espiritual.