Asimilando el duelo en terapia.

Asimilando el duelo en terapia.

El duelo es un proceso psicológico por el cual atraviesa la persona que vive una pérdida de algo que es importante para ella. Hay diferentes situaciones en las que se viven pérdidas, tales como la ruptura de una relación de pareja, el fallecimiento de un ser querido, mudarse de ciudad o casa, cambiar de carrera, trabajo o situación económica, la falta de salud o una situación deseada que ya no es posible mantener.

¿Cómo trabajamos el duelo en Las Hormigas?

En terapia, cuando una persona trae una situación de duelo, lo primero es reconocer la situación vivida. Se acepta que se perdió algo importante. En este momento, es probable que la persona empiece a experimentar tristeza, congoja o añoranza, lo cual lo hace sentir vulnerable. Se acompaña al usuario con lo que siente y se le brindan estrategias para que pueda expresarse de manera sana.

Cada persona pasa por el duelo de manera distinta y su duración varía. Cuando se trata de pérdidas de seres queridos muy cercanos, es probable que no deje de doler durante el resto de la vida, sin embargo, la terapia ayuda a que este dolor se convierta en una tristeza moderada y sana.

Se orienta a la persona que necesita soltar la relación con su ser querido, porque eso es lo que ya no está presente. Al principio, suele haber resistencia porque usualmente se piensa que soltar implica olvidarse a la persona, cuando en realidad, se trata de reconocer que vive en tu corazón con el amor que sientes por ella.  Contactar con este amor, te permite vivir el dolor y abre la puerta a agradecerle todo lo que brindó, y de esta manera, honrarle.

“La terapia me ha ayudado a entender que si las cosas ya no funcionan hay que soltar y que tengo que trabajar en mi amor propio y que el valor que yo me dé es lo más importante. Para soltar solo tuve que aceptar lo bueno, lo malo y agradecer por todo”.

Usuaria del Programa Terapéutico Historias de Sol y Arena. 

Artículo elaborado por: Lic. Joshua Rodríguez, Terapeuta de Las Hormigas Comunidad en Desarrollo.

Talleres de Desarrollo Humano un espacio de encuentro y reconocimiento

Talleres de Desarrollo Humano un espacio de encuentro y reconocimiento

La zona norponiente de Ciudad Juárez presenta graves problemas sociales que afectan a la comunidad desde su raíz: esto provoca un deterioro de la salud emocional de los habitantes, lo que perpetúa el ciclo de la violencia y pobreza.

En Las Hormigas trabajamos para que cada persona que acude al centro logre su desarrollo humano pleno. Como parte integral de la labor que realizamos están los “Talleres de Desarrollo Humano” del Programa Terapéutico.

¿Qué son los Talleres de Desarrollo Humano?

Son espacios diseñados para trabajar en grupo con las personas que están llevando un proceso de crecimiento personal.  Estos talleres tienen una duración de dos horas, y en ellos participan las y los usuarios del Programa Terapéutico y madres, padres y tutores de los niños que asisten al Programa Educativo, y en ocasiones son abiertos al público en general.  Son moderados por uno o dos terapeutas, los cuales se encargan de llevar a cabo la sesión, realizar las dinámicas y  ambientar el espacio.

En esta intervención terapéutica, las y los participantes  sirven como reflejo y contención unos a otros y a su vez facilita las interacciones interpersonales, elemento clave en el desarrollo del bienestar psicológico.

Conoce el testimonio de Viviana que asiste a terapia una vez por quincena y a los Talleres de Desarrollo Humano.

Viviana en el taller de Comunicación asertiva

“Acudí al taller de Comunicación asertiva en el cual aprendí varias cosas, con ejemplos prácticos y divertidos.

Algo que me agrado también fue el saber que necesitamos escucharnos a nosotros mismos, a cómo nos hablamos, como pensamos.

Una herramienta muy importante que adquirí fueron los pasos para establecer una comunicación no violenta”

                                                                                                                        Viviana López Pulido

 

 

Cada mes se abordan distintos temas como lo son:

  • Violencia intrafamiliar
  • Heridas de la infancia
  • Duelos
  • Depresión
  • Ansiedad
  • Estrés
  • Entre otros

También les brindamos  herramientas para afrontar los retos de la vida diaria mediante estos talleres

  • Comunicación asertiva
  • Manejo adecuado de las emociones
  • Educando con amor y límites

Gracias por ser parte de las historias de transformación de las cuales día con día somos testigos. Es más, si tu quieres vivir la experiencia de crecimiento y desarrollo, quédate al pendiente en redes sociales y participa en nuestro próximo taller. 

Enfrentando la vida por medio de terapias

Enfrentando la vida por medio de terapias

En Anapra, la vida está marcada por un entorno difícil, debido a la marginación y los altos niveles de violencia presentes en la zona. Frente a esta realidad, madres, padres, jóvenes y muchas personas encuentran difícil vislumbrar un futuro diferente. 

Ante el contexto, el acompañamiento psico-emocional se ha vuelto una herramienta indispensable para ayudar a las personas a revisar las situaciones que les  causan sufrimiento, evaluar patrones dañinos y lograr cambios que los  lleven a una vida más armónica y feliz.

En Las Hormigas  contamos con un programa terapéutico diseñado para acompañar a cada persona a lograr su desarrollo humano pleno y brindarles las herramientas necesarias para afrontar los retos de la vida cotidiana.

A través del  programa terapéutico brindamos terapias individuales, familiares, de pareja, y talleres de desarrollo humano por medio de los cuales buscamos que nuestros usuarios:

  • reconozcan y acepten sus vivencias infantiles
  • muestren autonomía emocional
  • ocupen su lugar en el sistema familiar
  • resuelvan sus duelos
  • mantengan acciones de autocuidado

No hay mejor manera de sentir el beneficio que genera la terapia que conocer la experiencia de una de las mamás que ha participado. Jessica Gámez tiene 28 años y recientemente nos comentó: 

“Tengo cuatro meses tomando terapia. Me ha servido mucho para poder trabajar mi proceso de divorcio, mi persona. Me he sentido cada día mejor por tener a alguien que me escucha y me comprende. He sentido que puedo lograr todo lo que me proponga, he retomado sueños que había olvidado.

 

Gracias a la terapeuta he podido avanzar de una manera sana, mis hijos han tenido cambios positivos en su persona, aunque son pequeños están avanzando en la escuela, en cada y en sus rutinas.”

 

Esta es solo una de las muchas historias de transformación que facilitamos día tras día desde el programa terapéutico. En palabras de Aracely Uranga, una de las terapeutas que recientemente se integró al equipo:

“Tengo la fortuna de colaborar en Las hormigas desde hace más de un año y acompañar los procesos de tantas personas, que de no tener este espacio sería casi imposible que recibieron el  servicio de psicoterapia. 

Quienes se dan la oportunidad de invertir un tiempo cada semana o cada quince días para revisar el corazón experimentan grandes cambios en su vida. Agradezco la oportunidad de poder estar aportando bienestar desde el Hormiguero a las familias de Anapra.  

Es un don y también un reto poder acompañar estos procesos.  El rostro de cada persona que se acerca a pedir apoyo me compromete a ser mejor persona y a estar en continua formación para responder a las necesidades tan complejas que se presentan día con día.

Creo firmemente que la psicoterapia es un componente indispensable para seguir creciendo juntas-juntos de manera personal, pero también en la conciencia colectiva y dar el salto en la evolución que nos exige este tiempo excepcional en el que vivimos hoy.” 

Si alguna vez te has preguntado qué impacto genera Las Hormigas en la comunidad, la respuesta está clara: estamos brindando los espacios y las herramientas para que más personas puedan enfrentar la vida y vivir en armonía consigo mismos y con los demás. 

 

Gracias Elvia.

Gracias Elvia.

Hoy Elvia Villezcas, o como te decimos de cariño, Chita. Formalmente concluyes tu puesto, pero no tu papel de madre fundadora,  en esta asociación que construiste con tu amiga, cómplice y hermana del alma Linabel.

Así como tú formaste las raíces de esta organización, Las Hormigas; hoy queremos que coloques este árbol en esta tierra desértica que a lo largo de 22 años  (Porque en el 2000 que empezó la primera etapa), esta tierra que a lo largo de 22 años has ido abonando para convertirla en tierra fértil,  y que este equipo de trabajo se compromete continuar abonando para que crezca y dé fruto a la comunidad de Anapra.

Este árbol representa lo que dejas en nuestras manos, vida. Hoy depositas aquí la vida de un árbol en representación de la confianza que depositas en tus compañeros, tu familia laboral, tú depositas en este equipo la confianza de la vida de Las Hormigas para que como este árbol, siga creciendo, acoja y acompañe a la comunidad, a las familias para las que has trabajado y continuara trabajando Las Hormigas.